Utilizar un gestor de contraseñas es una práctica muy recomendable para reforzar tu seguridad en internet. Estos servicios te permiten almacenar tus credenciales de forma segura para que puedas acceder a tus perfiles con comodidad y rapidez. Gracias a esto, tienes la posibilidad de usar passwords complejas, puesto que no las tienes que recordar de memoria.

El problema de los gestores de contraseñas es que suelen tener limitaciones para los usuarios de cuentas gratuitas. El último en hacerlo ha sido LastPass, una de las plataformas más populares, que hace unas semanas anunció que las cuentas gratuitas solo podrán usar la aplicación en un tipo de dispositivo.