¿Cuál Preferís?

Samsung ya lanzó sus nuevos dispositivos estrella de la temporada y llegan con todo para competir con el iPhone X. Estas son las mayores diferencias entre los dos.

Los Samsung Galaxy S9 y Galaxy S9 Plus ya son una realidad. La empresa sudcoreana los lanzó durante el Congreso Mundial de Dispositivos Móviles y ahora es tiempo de compararlos con más celulares, empezando con el último celular de su archirrival: el iPhone X.

Mientras que los nuevos teléfonos de Samsung han reducido los biseles, su apariencia exterior con respecto a los Galaxy S8 del año pasado no varía tanto. Es por ello que creemos que la compañía tendrá que trabajar más en el aspecto de mejoras internas, incluyendo su cámara, procesamiento y otros detalles.

A continuación, algunos detalles específicos de cada teléfono y cómo se comparan entre sí:

Pantalla

El iPhone X viene en un único diseño de 5.8 pulgadas de pantalla al igual que el Galaxy S9, aunque desde luego el teléfono de Apple tiene la dichosa lengüeta (notch). El Galaxy S9 Plus tiene una pantalla más grande, de 6.2 pulgadas. Los tres tienen paneles OLED, pero en este apartado las pantallas de Samsung tienen una resolución ligeramente mayor y densidad de pixeles con 2,960×1,440 en ambos equipos y una densidad de 529ppp para el más grande y 570ppp para el más pequeño.

El iPhone X, por su parte, tiene un panel Super HD Retina Display con una resolución de 2,436×1,125 pixeles y una densidad de 458ppp.

Procesamiento

A falta de las pruebas de rendimiento, en las especificaciones es difícil comparar a dos procesadores tan diferentes. Los Galaxy S9 y S9 Plus, llegan con un chip Snapdragon 845 — o Exynos 9810 en Europa y otros países –, mientras que el iPhone X incorpora el A11 Bionic.

Ambos procesadores son potentes y solo nuestras pruebas nos indicarán cuál de los teléfonos tiene el mejor rendimiento. Cuando los tengamos actualizaremos esta nota.

Algo que sí debes tener en cuenta es que por primera vez Samsung hace una mayor diferenciación entre sus teléfonos, y más allá de la cámara también modifica la RAM: el teléfono más pequeño tiene 4GB, mientras que el grande 6GB.

Cámaras

Aquí tenemos diferentes puntos que evaluar. Por un lado el Galaxy S9 que tiene un sensor único de 12 megapixeles con apertura variable de f/1.5 a f/2.4 tiene el problema de que no es tan bueno cuando de hacer fotos con fondo borroso se trata. En ese apartado le gana el Galaxy S9 Plus, que tiene una cámara principal doble de 12 megapixeles: una de ellas es gran angular con apertura variable de f/1.5 a f/2.4, mientras que el secundario (telefoto) tiene apertura de f/2.4.

El iPhone X por su parte tiene una cámara dual de 12 megapixeles. Por un lado uno de los sensores es gran angular, con apertura de f/1.8, mientras que por el otro tenemos f/2.4 telefoto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *