Son muchos los usuarios que utilizan varias pantallas con un mismo ordenador. Sobre todo en el caso de portátiles, el usar un monitor externo es una ayuda muy habitual para ver todo de un modo más grande y que canse menos la vista, pero esta situación tan común provoca que Windows 10 haga algunos cambios inesperados.

Según informa The Verge, multitud de usuarios detectan que al dejar inactivo el equipo durante varias horas o por la noche se encuentran después con la circunstancia de que las ventanas de las aplicaciones se han desordenado por sí solas, o incluso vuelto a posiciones anteriores si el usuario las ha movido poco antes.

Este problema afecta a los monitores conectados por DisplayPort y hasta ahora simplemente hay que reorganizar los elementos. Sin embargo, el fallo ha sido detectado y se denomina Rapid Hot Plug Detect (Rapid HPD).

Mientras llega una actualización que lo solucione, los usuarios pueden unirse al Programa Windows Insider y acceder a la compilación 21287 si lo desean. Para saber si tienes acceso, comprueba en la pestaña Acerca de si tu Windows puede. Entra en Especificaciones de Windows Compilación del sistema operativo para comprobar que tienes la mínima requerida.

Pero si quieres seguir con tu Windows de siempre y sufres algún problema, tienes que ir a Feedback Hub y clicar en Informar de un problema y marcar la opción Pantalla y gráficos. En las subcategorías señala Pantallas múltiples y acepta las condiciones para enviar la solicitud.

Es probable que Microsoft solucione pronto el fallo con una actualización, pero parece que de momento está recopilando la mayor información posible al respecto. Al menos en esta ocasión el problema solamente se limita en que se desordenen algunas ventanas de vez en cuando.