Pentium, Athlon, Celeron, Ryzen… ¿por qué las CPU se llaman así?

Hoy en día utilizamos nombres como Pentium o Ryzen prácticamente a diario, y es que en el mundo del hardware estamos acostumbrados a utilizar nombres específicos para llamar a las CPU de los fabricantes -primordialmente, Intel y AMD- pero, ¿alguna vez te has preguntado de dónde salen estos nombres? En este artículo vamos a saciar tu curiosidad al respecto y te vamos a contar por qué los procesadores se llaman como se llaman.

La mayoría de los usuarios utilizan los productos sin conocer mucho más allá que sus características técnicas a lo sumo, pero pocos saben el origen de las marcas registradas y las muchas curiosidades que albergan. Vamos por lo tanto a hacer un repaso al menos a las marcas registradas más conocidas y a explicarte por qué se llaman como se llaman de manera que puedas conocer un poco mejor sus orígenes.

El origen de los nombres de las CPU más conocidas

Comencemos hablando de los procesadores Intel Pentium, posiblemente la marca de CPU más conocida porque fueron los que siguieron a los famosos 486, donde Intel rompió su nomenclatura por primera vez dado que en teoría estos procesadores deberían de haberse llamado 586.

Antes de la llegada de esta marca registrada, los procesadores de Intel utilizaban simplemente un código numérico en su nomenclatura, algo que fue muy habitual en aquella época. Así, tuvimos procesadores como el 8086, el 286, 386, 486…. y en vez del 586 llegó la marca Pentium que se sigue utilizando incluso a día de hoy. Este nombre viene de la palabra griega «pente» que significa «cinco» y la terminación latina -ium para formar un nombre neutro. Así pues, como puedes ver Intel no «rompió» del todo con la nomenclatura de nombres 80×86.

Seguimos con Intel con sus procesadores Celeron, que también siguen utilizando a día de hoy. Se trata de la versión de bajo coste de los Pentium que se bautizaron así por la raíz latina «Celer» que significa rápido dado que en aquel momento la velocidad de funcionamiento de los procesadores comenzó a dispararse, y con los Celeron Intel tuvo el «trono» de los procesadores más veloces del momento.

Intel Celeron

Otros procesadores de Intel son los Xeon, reservados para el entorno profesional pero que siguen utilizando a día de hoy. Introducidos por primera vez en junio de 1998, estos procesadores estaban basados en la misma arquitectura que los de escritorio pero con más núcleos, más caché, soporte para memoria ECC y en mayor cantidad, más líneas PCIe y un largo etcétera. Por eso el nombre Xeon viene a significar algo así como fortaleza y fiabilidad.

Intel Xeon

Pasamos a AMD con sus famosos procesadores Athlon, que también siguen utilizando incluso en esta era moderna. Esta marca registrada es un nombre que proviene del griego antiguo y que significa «premio, trofeo, recompensa» pero también «concurso, torneo, competición», y como supondréis se llama así porque cuando fueron introducidos esperaban presentarle una fuerte competencia a Intel (y llevarse el «premio» al mejor procesador, claro).

Seguimos con los procesadores Duron y Sempron de la marca, también nombres registrados que tienen que ver con su robustez, durabilidad y fiabilidad. A pesar de que no hay una explicación del todo concisa al respecto de los nombres de estas CPU, parece que Duron procede del latín «durare on» o unidad duradera; por su parte, los procesadores Sempron que fueron los sucesores de éstos, tienen un nombre que proviene del latín «Semper», siempre, refiriéndose a su durabilidad y fiabilidad.

Continuamos con los nombres que AMD le ha dado a sus CPU con los famosos Phenom, cuyo nombre seguro que ya te imaginas que proviene de «fenómeno», y es que realmente supusieron un fenómeno en la época en la que llegaron al mercado, especialmente por su excelente rendimiento y potencial para el overclock.

Hemos dejado para el final los nombres que se utilizan en las CPU modernas, como Core en la parte de Intel y Ryzen en la de AMD. En cuanto a los procesadores Intel Core, básicamente el fabricante se limitó a llamarlos como la nomenclatura de su arquitectura Core sin más, y no tienen ningún significado profundo ni significativo (valga la redundancia) más allá de que se introdujeron en la era en la que los procesadores comenzaron a tener varios núcleos, dado que Core significa núcleo en inglés.

Procesador AMD Ryzen 9 5950X

El nombre Ryzen es algo más complicado, o más profundo según cómo se quiera ver. Obviamente el sufijo -zen se refiere a la arquitectura Zen de AMD, pero ¿qué hay de RY-? AMD nunca ha hablado del significado de este nombre, pero podemos entenderlo de dos maneras diferentes; -ry como prefijo puede venir de re-, que significa «de nuevo» u «otra vez», como diciendo «hemos vuelto» que efectivamente es lo que Ryzen supuso para AMD: la vuelta al mercado y a la competitividad con Intel. En inglés RY también puede usarse como sufijo (y no como prefijo) que es una contracción de -ery, que en este caso vendría a significar en conjunto algo así como «la saga Zen».

Los nombres en código de los procesadores

Los nombres en código, nombres en clave o «codenames» en inglés se utilizan para nombrar las microarquitecturas o generaciones de procesadores, fundamentalmente. Por ejemplo, hemos visto nombres de ciudades (como Barcelona) o de montañas, ríos, lagos, volcanes o incluso cosas (como Bulldozer) en el caso de AMD que parecen no tener un significado concreto. Por ejemplo, en el pasado AMD ha utilizado nombres como Palomino, Corvette, Rhea, Zeus etc., pero los únicos que realmente sí que tuvieron algo de significado fueron los procesadores Kryptonite de la marca (los AMD K5, K7, etc.), ya que pretendían que fuera la «Kryptonita» (el famoso elemento que debilita a Superman) de Intel.

En cuanto a Intel volvemos a lo mismo, los nombres en clave de sus generaciones como pueden ser por ejemplo Sandy Bridge, Haswell o Rocket Lake no tienen ningún significado intrínseco más allá de darle un nombre propio a sus arquitecturas.

Las obras de arte escondidas en las CPU

Aquí entramos ya en el campo de las curiosidades. Ahora ya es raro ver algo así, pero en el pasado se utilizó lo que se llamaba «Silicon Art» (también conocido como chip graffiti o silicon doodling) que consistía en esconder obras de arte en los chips, generalmente en los marcos cerca de los pads. Se trata de un arte casi a nivel microscópico que no mucha gente conoce pero que en su momento estuvo bastante de moda. Por ejemplo, en la siguiente imagen podéis ver un búfalo creado en un chip IC HP3582a.

Buffalo_chip

Este tipo de arte decorativo no tiene demasiado sentido para los usuarios ya que es algo que no se ve a simple vista, por no hablar de que haría falta retirar el IHS del chip para poder verlo para luego tener que utilizar un microscopio, pero no por ello deja de ser una curiosidad. Estos diseños se graban durante el proceso de fabricación, es decir, que son las propias máquinas litográficas las que los graban en los chips, por lo que estos «easter egg» vienen ya desde el propio diseño de los chips.

Excavadora en un chip

Antaño, estos Silicon Art tenían cierto sentido ya que se usaron como una especie de marca de agua para detectar falsificaciones y violaciones de sus derechos de autor (si la competencia copiaba un chip esto podía servir para obtener evidencias de ello), pero desde 1984 entró en vigor la ley Semiconductor Chip Protection Art en EE.UU. y esto dejó de tener ningún sentido. No obstante, sigue siendo la mar de curioso, ¿verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X