Pese a la pandemia, 2020 fue un gran año para el hardware: AMD e Intel lanzaron nuevos procesadores con un rendimiento espectacular, AMD y NVIDIA pusieron en el mercado tarjetas gráficas de nueva generación con el trazado de rayos y la inteligencia artificial como grandes aportaciones, y Sony y Microsoft han lanzado las consolas PS5 y Xbox Series X. ¿Cuál es el problema? Que desde su lanzamiento, nunca han estado a la venta.

Pero entonces, ¿por qué estas compañías aseguran haber vendido millones de sus productos? Efectivamente, se han vendido. Pero no están en manos de sus destinatarios naturales, los gamers y usuarios de PC. Mayoritariamente los han copado los mineros de criptomonedas y los especuladores, que las usan para otros fines.

Si a eso unimos otros problemas como el retraso en la fabricación y los suministros por culpa de la pandemia, y la escasez de metales raros que son necesarios para fabricar chips y memorias, tenemos una tormenta perfecta que ha supuesto un desastre para los gamers: durante meses no ha existido stock de tarjetas gráficas ni de consolas de nueva generación en las tiendas, y los fabricantes reconocen que va a seguir así los próximos meses. ¿Existe una solución?

La crisis del videojuego tradicional

Más allá de una cuestión de ventas, esta tormenta perfecta amenaza con tumbar los cada vez más débiles pilares del mercado de videojuegos tradicional. Y pone en peligro una industria del hardware que vende todo lo que fabrica, pero a costa de romper la cadena formada por el hardware, el software, y los gamers.

Jugar videojuegos

Durante 50 años los videojuegos han estado basados en una máquina que ejecuta los juegos en modo local, ya sea una consola o un PC, con juegos en formato físico o en descarga digital. Pero en los últimos años otras formas de entretenimiento, como los móviles, el juego en streaming y en la nube, el free2play y las suscripciones, han tomado el protagonismo.

A muchos gamers no les gusta esta nueva forma de jugar, porque les da todo el poder a las compañías. Los jugadores pagan todos los meses por suscripciones y juegos en la nube, pero ellos no tienen nada, ya que solo pagan por usar un servicio. Si dejan de hacerlo, no pueden seguir jugando. Y tampoco tienen capacidad de decisión para elegir qué juegos entran o salen de esas plataformas: juegan a lo que les dejan.

El problema es que, durante el último año, los videojuegos tradicionales han sido saboteados por agentes externos: los mineros de criptomonedas y los especuladores. Y por circunstancias como la pandemia y la escasez de materias primas.

monitor gaming
Consejos y guía para comprar un monitor gaming para PC, PS5 o Xbox Series X

Si ha llegado el momento de comprar un monitor gaming y no sabes qué debes tomar en cuenta, en esta guía de compra te indicamos cuáles son los parámetros más importantes para acertar en tu elección.

Desde que se lanzaron hace ya medio año, nunca ha habido stock en tiendas de tarjetas gráficas RTX de NVIDIA o de consolas PS5 y Xbox Series X. Las pocas que han salido han desaparecido en segundos, compradas por bots que los mineros y los especuladores usan para quedarse con el poco stock que hay. Y esto va a seguir así los próximos meses.

El problema es tan grande, que NVIDIA ha vuelto a fabricar una tarjeta de hace 4 años que jubiló por anticuada:

GTX 1050 Ti

Pero como es poco potente para las criptomonedas, espera que al menos la gente pueda montar un PC básico y esperar que pase la crisis. Pero los gamers no quieren un PC básico: quieren entrar en la nueva generación.

Sin posibilidad de dar el salto, muchos gamers se sienten tentados por el juego en streaming y en la nube, o se pasan al móvil o a las consolas alternativas como la Nintendo Switch.

La industria del hardware ha visto cómo se ha roto la cadena tradicional: venden todo el hardware pero no llega a los gamers, así que los desarrolladores de juegos de nueva generación no venden juegos, y el mercado se contrae porque los jugadores se frustran y buscan otras alternativas.

¿Existe una solución para detener esta tormenta perfecta? Vamos a intentar averiguarlo.

Un problema que viene de lejos

Aunque la crisis del hardware se ha agudizado en los últimos meses, es cierto que estamos ante un problema que se inició hace años.

Todo empezó con la crisis de las materias primas, a la que siguió la crisis de la pandemia y los problemas de fabricación. Esto ha provocado un stock reducido de tarjetas gráficas y consolas que ha sido copado por los mineros y los especuladores, con ayuda de los bots. Muchos son usuarios particulares que compran para vender más caro en eBay, Wallapop y similares, pero también tiendas sin escrúpulos que han puesto a la venta tarjetas gráficas con precios inflados hasta un 100%, sabiendo que los mineros pagarán lo que sea por ellas.

La tarjeta RTX 3060 salió a la venta hace unas semanas, a un precio oficial de 329€. Pero algunas tiendas online europeas pusieron las reservas a 699€, subiendo 100€ ¡la propia reserva!, con respecto a la semana anterior:

Especulación RTX 3060

Videocardz

Por supuesto, no las busques en ninguna tienda: están agotadas en todos los sitios, da igual lo que cuesten. ¿Qué es lo que está pasando?

Metales raros… y manchados de sangre

Para entender esta crisis desde su raíz, hay que remontarse 3 o 4 años atrás en el tiempo, cuando comenzó la escasez de metales raros que se usan para fabricar los chips y las memorias de los ordenadores, móviles, baterías, etc.

TIerras raras

Todo este hardware utiliza docenas de metales diferentes, algunos realmente escasos, o que no existen en estado puro y hay que procesarlos.

Se usan por ejemplos varias tierras raras, que es como arcaicamente se llama a 17 metales entre los que se encuentra el itrio, el cerio o el gadolinio, imprescindibles para fabricar ordenadores, móviles, y memorias RAM o de almacenamiento.

El tántalo se usa para fabricar condensadores, el indio para las pantallas, porque es un conductor transparente. Y el germanio, para redes de fibra óptica y láseres.

Algunos de estos metales son escasos, o cuesta mucho procesarlos. Otros son minerales de sangre: los proveedores los obtenían llegando a acuerdos con señores de la guerra africanos que mataban a poblaciones enteras para quedarse con la mina, o explotaban a niños y a trabajadores esclavizados para extraer el mineral, mientras las grandes marcas de tecnología miraban hacia otro lado.

Por suerte, en los últimos años los fabricantes han decidido aceptar su responsabilidad, y han terminado con estas recolección de minerales poco ética. Pero la negativa a comprar metales raros a países con conflictos bélicos o donde no respetan los derechos humanos y de los trabajadores, así como su escasez, o la necesidad de procesarlos, ha hecho que exista menos metal en el mercado, lo que ha afectado a la capacidad de fabricar chips y memorias.

Como decimos es un problema que se arrastra desde hace años, pero que se ha acrecentado con un nuevo factor: la pandemia y los confinamientos.

El coronavirus lo complica todo

pc gaming

Depositphotos

A principios de 2020, la Covid-19 obligó a llevar a cabo confinamientos mundiales que duraron meses, mientras diferentes restricciones se han ido manteniendo hasta ahora mismo.

Esto ha tenido dos efectos diferentes que han contribuido a la tormenta perfecta que vivimos en estos momentos.

En primer lugar, ha afectado a la cadena de fabricación de componentes, con parones en las fábricas que han durado meses, y restricciones en el número de empleados e interacción entre ellos, lo que ha limitado las cadenas de montajes, empaquetado, transporte, etc.

El resultado es que se han fabricado menos chips y memorias, y también menos productos.

 

Si la pandemia ha tensado la cadena de fabricación, Donald Trump terminó de hacerla saltar por los aires.

Con sus sanciones y vetos a las compañías chinas se produjo un auténtico caos en el sector, porque las empresas chinas suministran la gran mayoría de los componentes informáticos.

En algunos casos por los vetos directos, y en otros por temor a hacer negocios con una empresa china que podría ser prohibida, muchos fabricantes de periféricos y componentes cambiaron de proveedores o aplazaron acuerdos y negocios, afectando al rendimiento de toda la industria en su conjunto.

 Un cuello de botella

Otro factor (otro más) que ha contribuido al caos ha sido el atasco provocado por la escasez de fabricantes de chips. Mucha demanda, y pocas marcas a las que recurrir.

AMD Ryzen Embedded

NVIDIA y AMD, que fabrican las tarjetas gráficas y los procesasores de PC, pero también los chips gráficos de las consolas Nintendo Switch, Xbox Series X y PlayStation 5, no fabrican sus propios chips.

NVIDIA utiliza chips y memorias fabricados por Samsung, y AMD por TSMC. Pero estas dos grandes fundiciones de semiconductores también fabrican para cientos de marcas de móviles, discos SSD, tarjetas SD, wearables, o dispositivos de la Internet de las Cosas. Y, literalmente, no dan más de sí.

Una de las pocas marcas informáticas que fabrica sus propios chips es Intel, y aquí tienes la respuesta de por qué sí hay stock de procesadores Intel. 

Intel Core i5

Pero de momento Intel no fabrica tarjetas gráficas ni GPUs, que es el componente clave que busca todo el mundo.

Un segundo para respirar

Son tantas cosas las que han pasado en unos pocos meses, que merece la pena dedicar un par de líneas a recapitular.

La crisis de las tarjetas gráficas y las criptomonedas

Hemos visto cómo la escasez de metales raros, los vetos de Donald Trump y los cuellos de botella en las fundiciones de semiconductores motivaron que la industria del hardware llegase justa de stock a la pandemia.

El coronavirus aumentó mucho la demanda y al mismo tiempo detuvo las fábricas, agravando aún más los anteriores problemas.

Pese a todo las grandes marcas apostaron fuerte, lanzando una nueva generación del productos en 2020. NVIDIA puso a la venta sus tarjetas gráficas RTX 3000, AMD sus procesadores Ryzen de quinta generación y tarjetas Radeon, y Sony y Microsoft, las consolas PS5 y Xbox Series X y Series S.

Por todos los problemas mencionados estos productos llegaron al mercado con un stock pequeño, pero con una gran demanda. Y aquí es donde entran en juego los dos últimos factores de esta tormenta perfecta: los mineros de criptomonedas, y los especuladores y sus bots.

Los mineros arrasan con todo

Criptomoneda

Otro efecto colateral de la pandemia, ha sido el auge de las criptomonedas. Con la economía tambaleándose por la crisis mundial muchas personas (y empresas) han visto en las criptomonedas una forma de ganar dinero sin hacer nada. Solo hay que montar una granja de minado con un puñado de tarjetas gráficas, dejar el ordenador encendido las 24 horas del día, y listo.

También ha contribuido a este auge la legalización del Bitcoin, al ser aceptado por compañías como PayPal, MasterCard o muchos bancos, que ya permiten operar con él.

Euro digital
Qué es el Euro digital, la nueva criptomoneda oficial de la UE, y cómo nos afectará

La Unión Europea no quiere quedarse detrás de China y Rusia, y ya está desarrollando una criptomoneda oficial: el euro digital. Una nueva revolución financiera está en marcha…

El resultado es que casi todas las criptomonedas han disparado su cotización. Un bitcoin costaba 6.200 euros en marzo de 2020. En marzo de 2021 cuesta alrededor de 46.000 euros. Y existen otras muchas que también dan muchos beneficios, como el Ethereum.

Así funciona el minado

Mineros de criptomonedas

Cada criptomoneda es diferente, pero en el caso del Bitcoin, hay un algoritmo que ejecutan los ordenadores que quieren obtener bitcoins. Es lo que se llama minar bitcoins.

Cada cierto tiempo el algoritmo genera un bitcoin, que se reparten los ordenadores que en ese momento estaban generando la cadena de datos única de ese bitcoin.

Hoy en día la red está sobresaturada de mineros, y ya quedan pocos bitcoins por minar, así que estos especuladores vuelven la vista a otras criptomonedas, como el Ethereum. Para ganar dinero de verdad hay que construir granjas de minado, que son docenas de tarjetas gráficas conectadas en paralelo que funcionan las 24 horas del día. En algunos casos, miles de ellas, como en esta granja rusa:

Granja de minado de bitcoins

¿Por qué se utilizan tarjetas gráficas gaming? Porque son las que tienen una mejor relación precio / rendimiento / consumo.

Los procesadores Intel Core o Ryzen, aunque sirven, no ofrecen la potencia suficiente, y las consolas están protegidas por un hardware cerrado.

Como vemos los mineros de bitcoin no solo necesitan tarjetas gráficas, sino que además tiene que ser en cantidades brutales. El mínimo son 10 o 12 tarjetas para poder ganar algo de dinero.

Granja de minado

@I_Leak_VN / Twitter

El consumo es tan grande que en la práctica solo sale rentable en países en donde la luz es muy barata, como China, Rusia, Irán, etc. En Irán las granjas de minado han provocado cortes de luz en las ciudades. Se calcula que las granjas de bitcoin ya consumen más energía al año que toda Argentina.

Los especuladores

Con el stock tan pequeño y la demanda tan alta por las criptomonedas, los gamers y el teletrabajo, los especuladores han visto el negocio.

Desde particulares que solo quieren comprar una o dos tarjetas o consolas para venderlas por un 30% más al día siguiente en Wallapop o eBay, hasta tiendas que buscan especular comprando directamente a proveedores para vender al doble o el triple que su precio real.

Como hemos comentado, la tarjeta RTX 3060 salió a la venta a finales de febrero con un PVP de 329 euros. No la encontrarás en stock en ninguna tienda, pero he hecho una búsqueda en Amazon mientras redactaba este artículo, y me he encontrado ésto:

RTX 3060

Todas las tarjetas vendidas por Amazon están agotadas, pero hay varias en stock ofrecidas por vendedores de terceros, con precios entre 990 y 1200 euros… ¡Cuatro veces más que su precio real!

Y los modelos más avanzados, la RTX 3070 y RTX 3080, están en la misma situación: sin stock salvo las que venden los especuladores, infladas de precio.

La pesadilla de los gamers: los bots de compra

Los usuarios, los mineros y los especuladores compiten ahora mismo por el escaso stock que hay. Pero ellos juegan con ventaja: tienen mucho dinero, y usan bots.

Los bots de compra, como el famoso Bounce Alerts, son programas que funcionan de manera automática. Ejecutan un script que detecta cuándo un producto de una tienda está en stock, y automáticamente realizan un pedido y pagan, sin necesidad de que un usuario intervenga. Bots como Bounce Alerts requieren una suscripción que cuesta 75 doláres al mes.

Xbox Series X

Estos bots son utilizados mayoritariamente por mineros de criptomonedas y especuladores que rastrean todas las tiendas 24 horas al día y compran docenas de tarjetas gráficas u otros productos muy apetecibles como consolas PS5 y Xbox Series X, y luego las venden en eBay, Wallapop y similares a precios mucho más caros, o lo usan para minar.

Y además presumen de ello en la redes sociales, como este usuario que se jacta de haber comprado 42 tarjetas gráficas NVIDIA en la tienda oficial gracias a Bounce Alerts, mientras gamers que llevaban 35 horas esperando vieron como el stock se agotaba antes de poder meter el producto en su cesta. Un bot puede cerrar una compra en un par de segundos:

Especuladores

¿Hay una solución para esta tormenta perfecta?

Con un stock pequeño y los acaparadores usando bots… ¿qué puede hacer un honrado usuario para comprar una consola o una tarjeta gráfica de última generación? Pues no mucho, la verdad. Exige un esfuerzo de todas las partes.

AMD Radeon VII

AMD

Cuestión de meses… o años

Aspectos como la escasez de metales raros, el cuello de botella de las fundiciones, o la recuperación del ritmo de las fábricas va a tardar meses en resolverse, reconocido por los propios fabricantes. Y aquí nada podemos hacer.

Los usuarios

Los usuarios tienen en su mano acabar con los especuladores, no pagando más por los productos. No es fácil porque la tentación es fuerte y hay mucha gente a la que le sobra el dinero, pero es la única forma.

rtx 3080 analisis
Nvidia RTX 3080, análisis y opinión

levamos unos días jugando con la RTX 3080, la tarjeta gráfica más potente del mercado en estos momentos, para traeros nuestro análisis sobre esta bestia capaz de mover juegos TOP a la máxima calidad con 4K, 60 fps y ray tracing en nivel ultra.

Otra opción es renunciar a comprar en tiendas convencionales y comprar directamente en la web del fabricante, si tiene esta opción. Ellos te ponen en una cola y pueden pasar semanas hasta que te toque, pero sabes que así solo pagarás el PVP, sin precios inflados.

O renunciar a montarte tu PC y comprar uno ya montado con lo último en hardware, que de esos sí hay stock. Es otra cuestión espinosa: los montadores de PC si han recibido tarjetas gráficas, pero los usuarios no…

Las tiendas

Las tiendas deben ponerse serias y vigilar las compras online, rechazando las compras hechas con bots. Y no vender más de 1 o 2 unidades por cliente.

Portátil gaming teclado gaming
Todo lo que debes saber antes comprar un teclado gaming para tu PC

Antes de comprar un teclado gaming debes conocer una serie de factores de vital importancia y hemos preparado este reportaje que te será de gran ayuda antes de dar el paso.

Pueden poner listas de espera con avisos por email, o hacer lo que hizo una tienda británica, que vendía la consola Xbox Series X por 2.449 libras, cuando su precio real es 449 libras. ¿Por qué hacía esto? Al comprar la consola regalaba un cheque de 2.000 libras, así que se quedaba a su precio real. Pero lo bots solo detectaban que el precio de compra era de 2.449 libras, y no la compraban.

Es cierto que a una tienda le da igual quién compre sus productos mientras los paguen, pero ellas saben que si no llegan a los gamers también dejarán de vender juegos, periféricos, merchandising, etc.

Los fabricantes

Pero el papel más importante deben jugarlo los fabricantes. Es necesario separar a los usuarios de los mineros de criptomonedas, y solo hay una forma de hacerlo: bloquear el minado en las tarjetas gaming, y lanzar una serie de tarjetas para criptomonedas más baratas y más potentes para esta tarea, al llevar solo los chips necesarios para el minado.

NVIDIA ya ha dado el primer paso, al anunciar que la RTX 3060 ya está bloqueada para la minería, reduciendo el rendimiento a la mitad. Pero de momento es un parche imperfecto porque solo bloquea ciertas criptomonedas, como el ethereum, pero no todas.

Además pese a asegurar que es un bloqueo por hardware muy difícil de romper, en apenas unos días se ha filtrado un driver sin el limitador, y los mineros ya están minando a pleno rendimiento.

Hay rumores de que todas las futuras tarjetas de NVIDIA bloquearán la minería, pero de poco servirá si se puede hackear.

En el caso de AMD, ha dicho que no va a bloquear sus Radeon, porque están optimizadas solo para el gaming (en un clara puya a NVIDIA) y no funcionan bien con la minería. Es cierto que sus nuevas Radeon 6000 no son más rápidas para minar que la generación anterior.

Las nuevas tarjetas CMP HX

Además del bloqueo, NVIDIA ha anunciado que va a lanzar una nuevas tarjetas CMP HX, que solo sirven para minar criptomonedas.

Tarjetas NVIDIA CMP

De momento ha anunciado cuatro tarjetas CMP, que ofrecen un “hash rate” o HX (la medida de potencia del minado de criptomonedas) entre 30 y 90 HX, con entre 6 y 10 GB de RAM.

AMD también están desarrollando sus propias tarjetas para criptomonedas.

Con estas tarjetas, todos salimos ganando: los gamers podrán disfrutar de la nueva generación, los fabricantes ganarán dinero por ambas partes, y los mineros de criptomonedas podrán seguir consumiendo electricidad como si sobrase, contaminando, especulando y ganando dinero sin trabajar.

Pero solo serán efectivas si de verdad son más baratas y más potentes para el minado que las tarjetas gaming.

Son un cúmulo de soluciones complicadas que tardarán meses en causar efecto, pero a finales de año ya deberíamos comenzar a ver la luz al final del túnel…

Es un tema muy serio: el futuro del hardware de entretenimiento está en juego.